Como era de esperar, familiares, fans y todo el mundo del rock estuvo pendiente el sábado noche del funeral en Los Angeles de Lemmy Kilmister, alma de , unos in situ y otros a través e internet.

El servicio del Forest Lawn Memorial Cemetery se pudo ver en directo a través del canal oficial de Motörhead en Youtube. Una ceremonia que no se caracterizó por la tristeza y el llanto, sino por la broma, la risa y la celebración del rockero desaparecido.

Y entre los asistentes, (que ha anunciado hace unos días que tocará con Guns N´Roses en el festival de Coachella) y , ambos buenos amigos de Lemmy. Y los dos salieron al altar de la iglesia (repleto de flores, fotos, amplificadores Marshall y cruces de hierro) para recordar a su amigo bajista.

Grohl recordó su primer encuentro con Lemmy y citó la canción de Little Richard, ‘Precious Lord Take My Hand', antes de dedicar un brindis a su memoria.

Slash, por su parte, puso a Lemmy de ejemplo de lo que él y muchos como él quieren ser:

“Alguien que era verdadero, tenía más integridad en un dedo que una habitación repleta de rocanroleros y era totalmente honesto, 100% leal”.

“Cuando yo estaba sobrio, la primera vez que le vi y no tenía una petaca de Jack Daniels en mi bolsillo, se sintió decepcionado. Fue lo único que me molestó de estar sobrio”.

También Paul Kilmister tuvo una palabras para su padre. Dijo de él que era una persona honesta, profundamente espiritual, que sentía devoción hacia sus amigos y fans.

“No era un padre convencional, pero nunca me sentí traicionado por eso. Era un verdadero espíritu libre”.

Y le definió como un “guerrero de la escena”.

Otra definición curiosa es la que dio Slim Jim Phantom, batería de Stray Cats, que dijo de Lemmy que era “el último de los mohicanos”.

También hablaron desde el altar de la capilla, Mikkey Dee, batería de Motörhead, Scott Ian de Anthrax, Rob Haldford de Judas Priest y Robert Trujillo y Lars Ulrich de Metallica.