Los Bee Gees tuvieron su segundo número 1 con este gran tema hace justo cincuenta años  . La canción trata sobre un hombre que, en espera de su ejecución en la silla eléctrica, ruega al capellán de la prisión que le pase un último mensaje a su esposa. Para una película.