El raro, morboso y caprichoso gusto de que ha sido criticado por el primo de por comprar una foto que muestra el caótico cuarto de baño de la fallecida cantante.

West gastó 85.000 dólares en una foto del cuarto de baño de Whitney, el inodoro desordenado y desaseado de una drogadicta, con medicamentos semi tirados por todas partes.

La ha comprado porque la quiere utilizar como portada de “Daytona”, el nuevo disco del artista de su sello , lo que ha provocado las críticas del primo de Whitney que considera su compra y utilización de sumo mal gusto.

Damon Elliot, el primo de Houston, fue conocedor de la compra del rapero a través de una llamada telefónica con su hija, que se la mandó. Le ha dicho a People Magazine que la noticia le ha puesto enfermo:

“Ella estaba frenética. Me envió esta foto de la portada del álbum y de inmediato enfermé el estómago porque me llevó directamente a hace seis años”.

Hay que recordar que Houston falleció precisamente en el cuarto de baño del hotel Beverly Hilton de Los Angeles.

Resultado de imagen de Pusha T kanye west

Kanye y Pusha

La compra en sí no le gustó, pero lo que más le duele es que semejante foto vaya a presidir la portada de un álbum.

“Lo he visto venir, pero no pensé que llegaría tan lejos al invadir la privacidad de la familia de alguien”.

“Hacer algo por un truco publicitario para vender discos es absolutamente repugnante. Hirió a mi familia y a mi hija. Es mezquino. Es hortera”.

Resultado de imagen de Damon Elliot whitney houston

Damon y Kanye

La historia es que el disco de Pusha T. ya tenía portada y Kanye West ha decidido cambiarla en última instancia.

Ni el propio Pusha la quería, porque le parecía demasiado caro pagar más de 80.000 $ por ella, pero Kanye insistió en que le parecía la “portada perfecta” para el la música que contiene el disco de Pusha, algo esencial para poder venderlo.

“Esto es lo que la gente necesita ver para acompañar esta música. Voy a pagarlo”, dijo West a un dubitativo y sorprendido Pusha.

Los caprichos del endiosado Kanye West, cuando Pusha T. ni siquiera quería.