Arctic Monkeys¿El gran Josh Homme ha obrado el milagro de hacerles tocar bien? ¿El inteligente James Ford ha perdido su autoridad en el grupo?.

Todo es descabellado, pero sútil. Todo es exagerado, pero inteligente.

El nuevo y tercer álbum de se llama Humbug. Es una palabra del siglo XVIII, del más puro “slang” y puede ser traducida como fraude.

Para muchos críticos en el mundo, estos Monkeys de Sheffield, son producto de un empeño magnificado por periodicos alternativos ingleses. En definitiva, un grupo supervalorado.

[ad#adsense-250×250]Bien, se puede estar de acuerdo o no, pero lo cierto es que como solía ocurrir cuando esta industria no era el actual disparate o ejercicio de mediocridad, lo normal es que un grupo con promesas, a su tercer álbum, había madurado lo suficiente para ser atractivo o, simplemente, desechable.

Creo que este tercer álbum de los Monkeys es el mejor de su corta carrera. Lo es ciertamente en la facturación de las canciones, en la manera de tocarlas y creo que Josh Homme, el gran guitarrista de Queens of the Stone Age y el actual lider del supergrupo Them Crooked Vultures, ha tenido mucho que ver en ello. Vamos, que toca él o que el guitarrista oficial Jamie Cook ha sido “re-conducido”. Eso se nota mucho en el tema con que se abre el álbum, el poderoso ‘My Propeller'.

Pero no deja ser determinante o quizá muy extraño, que los dos mejores temas del álbum, es decir, Secret door' y Cornerstone' hayan sido las dos únicas acreditadas como productor a James Ford. Son las dos más sofisticadas, más de pop que de rock, con más riqueza melódica o inteligentes arreglos. El resto las firma Josh Homme.

Le oido decir a uno de los exagerados críticos de Radio One  que el penultimo tema del álbum, ‘Pretty visitors' es el mejor tema de la historia. Amén de no ser cierto y convertirse en un autentico disparate, el radiofonista es tonto o jamás oido rock en su vida y mucho menos a Led Zeppelin, donde se apunta, que para eso lo toca el actual compañero de John Paul Jones.

De lo que ya no me queda ninguna duda es de que Alex Turner es el nuevo líder de una nueva generación de cantantes de grupos nacidos en este siglo XXI. Algo así o lo que fue Mick Jagger en el siglo XX. ¿Peor? Simplemente, diferente.

Abajo, el flojo single ‘Crying lightning'.

[ad#adsense-468×60]