Instantánea del mural dedicado a en Minneapolis. Un inmenso dibujo del brasileño Eduardo Kobra hecho tan sólo en 15 días, con un un equipo de seis ayudantes.