es un compositor y productor de 28 años,  que ha escrito para cine y teatro , que  la música de una serie de obras de Beckett en el Young Vic y  la composición de un coro de la comunidad en Brighton.

Pero es que además de hacer llamarse CosMo , también es un  multi instrumentista, y no decimos “multi” a la ligera: toca unos 30 instrumentos, incluyendo jazz y piano clásico, banjo, contrabajo, batería, didgeridoo, penny whistle y sousaphone. Y usa una especie de “sampling” para hacer cosas interesantes con su voz, que produce hacerle  cantar con garganta mongola y cantar tibetano.

Es como un personaje de Lewis Carroll. Inteligente, muy imaginativo y novedoso. Su nuevo álbum, “The Much Much How How and I” me deja perplejo, sorprendido. Por fín, logro encontrar algo que no tiene nada que ver con ningún estilo, algo genuino. Sólo hay que escuchar “Linger Longer” o la increíble “·Wriggle”. Vive en Londres y no tiene pretensión de convertirse en una estrella de la música. Su interés es más intelectual.

Hace unos años, en  Nueva York, donde estudió improvisación vocal con Bobby Mcferrin,en  la fundación global de tecnología e ideas,  que organiza conferencias por y para tipos distintivos y cerebrales. Se tituló Interspecies Collaboration y lo presentó haciendo muchos sonidos de animales extraños con su boca y  el Mac. Steve Jobs habría estado orgulloso.