Esta es la última basura de Mark Ronson, con la impresentable Miley Cyrus