No puede ser más sosa, más estúpida la canción ganadora de un país que es una dictadura y que no debería ni en Eurovision, sino Asiavision.