Siempre me gustaron The Damned, demasiado eclipsados por Sex Pistols en su época, pero el grupo tenía más calidad. Formados en 1976, en plena ebullición de la escena punk de Londres, The Damned fueron uno de los grupos que iniciaron este movimiento, dejando un legado y una influencia que aún sigue impactando generación tras generación.

En su viaje musical desde entonces, el quinteto ha seguido mirando hacia adelante, explorando con valentía sonidos más allá de lo propuesto en sus impetuosos inicios. Pero ha pasado quizá mucho tiempo.

Unos diez años después de la publicación de sus últimas grabaciones de estudio, The Damned vuelven con un nuevo álbum ‘Evil Spirits’,

The Damned eligió  los Atomic Studios en Brooklyn a principios de octubre de 2017 y empezó una grabación frenética de nueve días junto al histórico productor Tony Visconti . Estaban reunidos con su antiguo bajista Paul Gray  que había tocado en el ‘Black Album’ y ‘Strawberries’ a principios de los 80. Los renovados The Damned aprovecharon al máximo la clásica mesa de grabación Neve, el equipamiento de válvulas y vintage para dar forma a su nuevo disco.

Esto quería el grupo:

“Deliberadamente quisimos grabar al estilo retro, de la misma manera en la que se hizo nuestro debut. Hay algo maravilloso en el sonido de los 70, y Tony es especialista en producciones “old school”.”

‘Standing On The Edge Of Tomorrow’, el primero adelanto,  obra del cantante  Dave Vanian . Cuenta con una melodía difícil de olvidar.

El mismo Dave lo dice:

Es una canción optimista pero con una temática oscura”, dice, y continúa: “El álbum está lleno de influencias pre-70’s, y ‘Standing…’ está muy ligado a Joe Meek , ‘Telstar’, etc,”