1456720485-c5f9e4cf06295c6c19fd8cee34f64617Fue el gran momento sentimental de la noche. Quincy Jones dijo el nombre de y todo el patio de butacas del Dolby se puso en pie.

Ennio , que apenas puede andar sólo, se emocionó mucho. Lloraba , pero se repuso para dar dar gracias especiales y  recordar al gran John Williams, al que había abrazado poco antes.

También el abrazo de Ennio fue formidable al propio Quincy Jones  cuando este  le dió el Oscar.

El momento más justo, más emotivo y que me puso un nudo en la garganta, en una noche de una ceremonia sin grandes estrellas, sin el gran Hollywood.

Gracias por todo, Ennio.