EL FIN DE UNA ERA: EL DESPIDO DE CLIVE DAVIS DE SONY-BMG

Todo empezó cuando Clive Davis montó en cólera y amenazó a todo el mundo de la compañía, porque no le daban respaldo para dirigir y mangonear como está acostumbrado, al nuevo disco de Kelly Clarkson.

Esa fue la gota que derramó la tormenta en Sony-BMG. Dicen que Andrew Lack, el presidente de la compañía y,sobre todo, Rolf Schmidt-Scholtz estaban ya hasta las narices de Davis, de su prepotencia y de como se convertía en multimillonaria con sus estrategia como productor ejecutivo en los discos que más dinero invertía el sello en marketing..

Sospechaban de que se había llevado mucho dinero con el fichaje de Leona Lewis y más teniendo como referente al impresentable de Simon Cowell ,el negociante de Amarican Idol y X-Factor. Y había gastado ya bastantes  millones en el retorno de Withney Houston. Otro capricho de Davis. Encima Lack y Schukltz estaban envidiosos de la entrevista y el panegírico que la revista Rolling Stone le había dedicado hace un par de meses. Todo suma y la incompetencia de los ejecutivos, también.

Así que el pasado jueves, los presidentes de esa dudoso  y sospechoso "merger" entre Sony y Berstelman decidieron echarfle a la calle, sin comtemplacios, costara lo que  costara, a pesar de su  contrato millonario con la compañía. Despedido y con amenaza de hacer públicos todos los manejos del hombre que descubrió a Santana, Janis Joplin, Bruce Springsteen , Withney Houston y Alicia Keys. El "mogul" más grande que ha dado la industria discográfica en toida su historia.

Pero los tiempos cambian y la venta de discos decrece. Toda una era se acaba con Davis.

Ha sido sustituido por un impersonal ejecutivo llamado Barry Weiss ,que llevaba el sello de Britney Spears, Zomba.

Davis, con 76 años, todavía no ha querido hacer declaraciones ,pero como abra la boca ,el mundo del disco tembalará.

No se sabe si seguirá con la producción del disco de raparición de la Houston. Hay muchas dudas en todo.

Abajo, su última fiesta como presidente, su fiesta anual de los Grammys.