Hasta su padre le ha parecido una barbaridad la gira en holograma que pretenden hacer de Amy Winehouse  una serie de indolentes a la memoria de una artista.