EL ESCENARIO DEL SUSPENSE PARA OBAMA

El artículo de hoy en el siempre reaccionario “Washington Post”, con cierta tendencia republicana, no tiene ningún desperdicio. Dice el diario que nadie en la campaña de Obama, nadie en el partido demócrata está a cargo de los eventos y, sobre todo, quien cantará en la ceremonia inagural de la toma de posesión  de Obama como presidente.

Es increible, pero nadie sabe nada y eso ha destapado la caja de los truenos para muchos managers que quieren colocar a sus artistas para la serie de conciertos inagurales. Si lees el NME acerca de esto es de risa. Hay tortas y hasta puñetazos para ver quien se cuela en la lista de Obama. Perpléjico.

El Washington Post decía que si quiere cantar, no está tan seguro que podría hacerlo.
Lo más repugnante es la campaña que ha preparado el viejo zorro de Jon Landau para lanzar el nuevo album de su “boss”, “Working on a dream”. Landau todavía cree que Bruce será el elegido para coger la guitarra y cantar sólo el American beatiful o cualquier otra cosa, que a los americanos les pone.
Por si acaso, ha anunciado un concierto gratis en Washington para el mismo dia 20 de enero. Y a la semana siguiente, Springsteen aparecerá en la Superbowl.

Todo por América, todo por la “pasta”.

Tambien es de risa como un inglés, que presumiblemente no tiene nada que ver con la película, como Elvis Costello, siempre se cuela en estos eventos. El dice que está porque es muy necesario.Y ya lo dijo en el mes de noviembre. Como .

En fín, un poco patético para un mundo de la música que se tiene que agarrar a lo que sea ante la grave crisis.
Abajo, Springsteen ya en la campaña de Obama.