Vuelve la última gran promesa blanca irlandesa, con un tema que predica el acento del sonido que quiere apabullar y ser sentimental al mismo tiempo