Hac 50 años este era el indiscutible número uno pop de Tommy Roe, que no tuvo más que este gran éxito en aquellos finales de los años sesenta.