Florence Welsh se lo juega todo en su cuarto y  nuevo álbum. A pesar de su lanzamiento como estrella, está en un punto que se puede quedar como una estrella irrelevante.

EL DECISIVO MOMENTO DE FLORENCE AND THE WELSH

Cierto que su nuevo álbum “High as Hope” es una “alta esperanza”, pero no hay temas que concuerden con los gustos actuales, a pesa rde la calidad de alguno de ellos.

El primer single “Hunger” define el momento actual de la carrera de Florence, aunando un texto íntimo y de honestidad cruda. Es una buena  introducción al nuevo álbum de Florence + The Machine.

Con el tema se adivinan  nuevos territorios a la vez que ella permanece anclada a sus raíces. Florence comenzó a componer el disco  en su casa de Londres. El problema es que también es el primero que co-produce oficialmente  . Para grabar iba a grabar  en bici a su estudio de Peckham diariamente, como ella misma expresa: “y eché el resto”.

EL DECISIVO MOMENTO DE FLORENCE AND THE WELSH

Se llevó las canciones a Los Ángeles y con su amigo y co-productor del disco Emile Haynie,  se abrió a colaboraciones  como las de Kamasi Washington, Sampha, Tobias Jesso Jr, Kelsey Lu y Jamie xx.

Florence mezcló ella misma el álbum en Nueva York, donde la visión de los rascacielos  otorgó al álbum su título.

‘. Florence escribe sobre su adolescencia y juventud con una perspectiva de renovada madurez acerca de crecer en el sur de Londres, de su familia, las relaciones y del arte en sí mismo.

Y define:

“Hay mucho amor en este disco, también soledad, pero mucho amor.”

Un álbum que mezcla altibajos. ‘High As Hope’ está formado, como dice Florence, “de alegría y furia2, pero donde la alegría indiscutiblemente sale victoriosa al final.

Y remata:

“Siempre es un trabajo en curso, desde luego me queda mucho por discernir. Es una expresión pura de mi momento como artista, de gran honestidad. Me siento más a gusto en mi piel.”