FRANCIA MÚSICAPasado mañana es día 21, el fín del verano, el otoño, el día que cumple 75 años. ¿Quien empuja al poeta canadiense para que siga actuando a esa edad? ¿Quien aprueba ese sugerente asesinato o suicidio  indirecto?

Al principio, todos nos creímos que se trataba de una necesidad. Su manager Kelley Lynch le había limpiado 5 millones de dólares y le había dejado la cuenta poco más de cien mil dólares. Tenía que volver a ganar dinero. Pero no hasta la saciedad. Ya lleva más de dos años de gira.

Ignoro como puede pasar eso. Una vez  a Sting le hicieron lo mismo y le pregunté que como era posible que no se hubiera enterado y me contestó simplemente eso: “estas cosas pasan”.

Pero, ¿por qué pasan? ¿Quien ha empujado ahora a Cohen al colapso? ¿Es el propio Leonard el que quiere morir en un escenario?.

[ad#adsense-250×250]Las preguntas, a veces, tienen varias respuestas. Se dice que Cohen está entusiasmado de recibir el aplauso tras tres horas de dejarse la vida en cada concierto. Otras voces cercanas a su management actual, Robert Kory señalan que su amor …

Bueno, está también la intervención y la ambición de su última compañera, la cantante hawaina,  Anjani Thomas, veinticinco años más joven, y que ha logrado el sueño de que Leonard le produzca su primer álbum para Sony, titulado ‘Blue alert', que es una puñetera mierda, con perdón o, ¿quizá una premonición?.

En Madrid intentamos ver o saludar a Cohen,  en los camerinos. La respuesta que tuvimos: “Leonard no recibe ni a su familia”. Y, luego, nos aseguraban que en cada concierto acaba exausto, al borde del colapso.

Pues, bien, ya ha sucedido. En Valencia, durante la cuarta canción de la noche, que es además es mi favorita, ‘Bird on the wire', Leonard se derrumbó. Ingresado en un hospital valenciano, esta mañana le han dado el alta. Dicen que fue una intoxicación, algún alimento que le sentó mal, aunque el Luis Vives era un hervidero de calor sofocante.

El lunes, el día de sus 75 años, Leonard debería actuar en su querida Ciudad Condal. ¿Lo hara?. Alguien del público en Valencia captó el momento, impresionante, en que Leonard se desplomó.
[ad#tradedoubler-468×60]