El caballo sin nombre fan de Fleetwood Mac. Dos amigas conducían por Canadá y se pararon para saludar al noble bruto, que resultó ser de lo más «cool» y cabeceó y casi bailó con «Dreams».