paula2

Sorprendente el batacazo del “Paula” de Robin Thicke en el Reino Unido, álbum del cual sólo ha conseguido despachar 530 copias en su primera semana de edición. Del tocar el cielo con “Blurred Lines” a la nada.

El LP entró en la Official UK Albums Chart en el ridículo puesto nº 200, con un 2% de las ventas que obtuvo con su anterior LP, también en su primera semana de edición. “Blurred Lines” vendió en su primera semana 25.981 copias en UK. Fracaso total, preocupantes números para un cantante de masas como Thicke.

En los Estados Unidos las ventas de “Paula” también han sido menores que su anterior entrega, pero no tanto como en Inglaterra. De todos modos 25.000 copias de “Paula” frente a las 177.000 de “Blurred Lines”, según ha informado Billboard, no deja de ser también un fracaso para el cantante.

Robin-Thicke

Robin Thicke ha llamado al disco “Paula” por su esposa, de la cual está separado, Paula Patton. El disco incluye incluso una canción titulada “Get Her Back”, que con toda seguridad está dedicada a ella. Y esa podría no ser la única canción, títulos como ‘Still Madly Crazy', ‘Love Can Grow Back' o ‘Too Little Too Late', parecen hablar por sí sólos.

Parece que sus fans no están por la labor de un Thicke sentimental o introspectivo y prefieren al cantante “caliente” y sexy de “Blurred Lines”, que si no es un plagio poco le falta y los problemas que ha tenido Thicke y su equipo compositor con el tema de marras han sido enormes.

Una canción millonaria seriamente amenazada por su parecido evidente a “Got To Give It Up” de Marvin Gaye y “Sexy Ways” de George Clinton. La demanda presentada por la familia Gaye sigue adelante, Funkadelic retiraron la suya, por lo que el asunto queda sólo un poco mejor para Pharrell Williams, Clifford Harris Jr. y Thicke, autores de la canción. El juicio se celebrará en noviembre.

Y no sólo eso, la familia de Gaye asegura que esa no ha sido la única canción de Marvin Gaye “tuneada” por el equipo de Thicke, y citó también que el nº 1 en listas R&B de Thicke, “Love After War”, se parece sospechosísimamente a “After the Dance” del añorado Marvin.

¿Podrá seguir adelante la carrera de Robin Thicke sin la oportuna “canción-refrito” de turno?