Indiscutiblemente, “Currents” de Tame Impala. Este “Let it happen” representa intrínsicamente la estatura del disco del año.