Como Madonna se había convertido en Cleopatra no le quedaba más remedio que seguir haciendo la egipcia.