Todo vale para promocionar su tercer album Prism. Katy Perry ha retrocedido nada  menos que tres mil años para llamar la atención.