Ed Sheeran, que le encanta la Pizza, les regaló a los asistente de su concierto de Brisbane una serie de “pizzas”, con advertencia de lo que engordan.