se salvó del fuego, en su apartamento de Kessington. Pero lo llamativo del caso es que Duffy salió del edificio en llamas, con tan sólo sus dos gatos , su perro y un pez en la pecera. Dejando en el apartamento joyas, vestidos y sus preciados Brits y un Grammy.

Su apartamento cuesta unos quince millones de euros . Duffy lo tiene alquilado Se trata de un lujoso “penthouse” ,con piscina, cine y dos terrazas exteriores,  ocupa las plantas nueve y diez del edificio. Precisamente, donde se propagó el fuego. Sesenta bomberos acabaron con él.

No son buenos tiempos para Duffy desde que hizo el album con canciones de Albert Hammond, padre. La compañía no le gustó y lo dejó pasar, aunque el primero Rockferry había vendido más de dos millones en todo el mundo.

Además, el pasado mes , el antiguo manager le ha puesto una demanda y ella también ha finalizado su relación con el jugador de rugby Mike Phillips. 

Pero la galesa sigue grabando su tercer album y tiene una actuación de mucho dinero en los Emiratos Arabes.

Siempre me gustó Duffy y su voz. es curioso que ella cantara su Smoke without fire , en este caso.