Maria Alyokhina and Nadezhda Tolokonnikova

Aunque todavía no es oficial, las integrantes de en la cárcel y 30 activistas de Greenpeace podrían beneficiarse de una amnistía propuesta por el presidente ruso Vladimir Putin.

Putin planea conceder una amnistía este mes de diciembre para conmemorar el aniversario de la primera Constitución postcomunista de Rusia de 1993. El borrador del texto, publicado en la página web de la Cámara Baja del Parlamento ruso, deja constancia de que las personas condenadas por vandalismo (caso de Pussy Riot) serán liberadas por esta amnistía.

Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alyokhina cumplen en estos momentos su pena de 2 años de cárcel, tras haber sido acusadas de vandalismo por protestar contra Putin en una catedral ortodoxa de Moscú.

Irina Khrunova, la abogada de las activistas, ha dicho que espera que se consume la liberación. Además las dos componentes de Pussy Riot son madres, otro grupo susceptible de salir en libertad según el borrador.

Ahora sólo falta que el Parlamento, dominado por una mayoría leal a Putin, apruebe la amnistía.