"DON´T WORRY BE HAPPY" CASI LE COSTO EL SUICIDIO A BOBBY MC FERRINTal día como hoy hace treinta años,espués del espectacular número uno de de “Don´t worry be happy” corrió el rumor que el cantante se había suicidado tras el éxito .

Insistía en que el creador de la canción, Bobby McFerrin, se había suicidado. Seguramente una canción tan alegre solo podría llevar a un final trágico, ¿no?. Bobby nunca ha querido hablar de ello. 

Había una sola explicación para esto: la canción hacía a la gente tan insoportablemente feliz que el único antídoto era asociarlo con una profunda infelicidad, ya fuera el suicidio o el fin del mundo.

la canción “terminó con la vida musical de McFerrin como él la había conocido”. Pero su vida real? Apenas. Y su música, si acaso, nació de nuevo cuando se resistió a tratar de cumplir el éxito de la casualidad con otro éxito,

Aunque el estereotipo creado por su éxito de monstruo tiene a McFerrin convirtiendole en el Sr. A Cappella,sobre todo,  es músico. . Comenzó como pianista y ni siquiera pensó en convertirse en cantante hasta 1977, cuando tenía 27 años, aunque “siempre tuvo la persistente sospecha de que  no era pianista”.

En 1983, comenzó a realizar series completas de 90 minutos que consistían solo de su voz, junto con el lenguaje corporal y la percusión corporal.

Y Bobby recuerda:

Inicialmente, me había imaginado al frente de grandes bandas, haciendo lo que hacen  Harry Connick o Michael Bublé. Pero siempre tuve la idea de interpretar solo yo cualquier instrumento  en el fondo de mi mente. que, aunque podía visualizarme solo, en el escenario, no podía imaginarme cómo sonaría “.

El momento feliz  llegó un día en el que comenzó a cantar una canción de Joan Armatrading, saltando en su rango de cuatro octavas.

“Empecé a cantar el riff de bajo con mi voz en el pecho y luego salté a mi voz de falsete para cantar la melodía. Luego comencé a tocar el ritmo en mi pecho y todo tuvo sentido.”

"DON´T WORRY BE HAPPY" CASI LE COSTO EL SUICIDIO A BOBBY MC FERRIN

En 1988, “Don´t worry, be  happy”, una melodía jamaicana poco conocida, estaba  inspirada en una máxima atribuida a Meher Baba,el gurú de Pete Twonmshemd,   apareció en la banda sonora de la película “Cocktail “de Tom Cruise . Tras su primer lanzamiento, alcanzó el puesto número 88, pero al ser relanzado, el más improbable de los singles se disparó al número 1, acompañado por un video que evitó a Cruise, en favor de los cameos de los actores cómicos Robin Williams y Bill Irwin. Numero uno clásico.