9-everyone-smilingLo siento. Perdono, pero no olvido. No olvido los miles de insultos, de vejaciones, de ataques personales, incluso de risa por mi trayectoria musical, porque llegué a decir que eran, simplemente, una mierda. Un grupo sin ninguna gracia ni talento ni nada que se le parezca.

Jamás hubiera hablado de Animal Collective, porque siempre me habían parecido un horror, una nota pésima, perdida. Pero cuando un amigo me contó que estaba preocupado realmente, porque no lograba entender el album de Animal Collective, no le gustaba nada y todos los críticos “indies” proclamaban al álbum “Merriwheater Post Pavillion” (2009) como el album del año, una joya, estaba preocupado por si había perdido su “toque”.

Le dije a mi amigo que no se preocupara, que tenía buen gusto. Animal Collective era una mierda.

Durante tres años las amenazas, insultos, vejaciones continuaron en esta página. Justo hasta que salió el siguiente album de Animal Collective, titulado “Centipede Hz”, que era todavía una mierda aún mayor.

El directivo de la compañía en España me llamó de todo, me dejó de mandar discos y dijo que era una vergüenza lo que escribía, porque el álbum era una obra maestra. Vaya tino que tenía, el tío.

Hasta ahora. ¿Donde están ahora Animal Collective?. ¿Donde es el grupo mejor de los mejores del mundo. Pero, ¿donde coño están?.

Si vas a su propia página esta parada, enterrada. En dos años no han puesto nada. Es como si se les hubiera tragado la tierra.

Desde septiembre del 2012, Animal Collective parece que ni existen.

¿Que puedo decir ahora de todos aquellos gilipollas?. Ya digo que perdono, pero no olvido.

Esto es lo que escribí en el 8 de enero del 2008.

No he querido escribir este artículo nunca. Jamás por respeto al borreguismo instaurado en las distintas instancias del pop mundial.

Al final,  no he podido evitarlo ante la avalancha de críticas, de acusaciones, de perversiones de mal gusto, fiscalizando el no haber incluido el álbum deAnimal Collective como uno de los mejores del año pasado, como ha hecho todo el mundo, aparcados en un movimiento selenita de  iluminados por la cara oculta de la luna del sonido. Me da verguenza tanto snobismo.

También me ha convencido  la llamada de un buen amigo, maravilloso músico, siempre a la vanguardia de cualquier tipo de inspiración de vanguardia.
Mi amigo estaba preocupado. Y me preguntó angustiado: ¿Es que el álbum de Animal Collective es efectivamente el álbum del año?. ¿Te gusta a ti?.
Entonces le dije lo que pasaba. Que se quedara tranquilo, que el disco es un puñetero despropósito, ni la cara A ni la cara B, sino la cara C de un vinilo, el engendro de unos personajes que pretenden ser originales. Pero que, realmente, el álbum carecía de valor musical.
[ad#adsense-250×250]Le expliqué como es el gremio de críticos en la actualidad. Marginados por el poder de las marcas, las grandes multinacionales, que se apoderan de la conciencia popular como hormigas en el verano, siempre buscan algo “distinto”, diferente, raro, lo más raro posible para que no sean tachados de comerciales, vendidos al marketing general, obedientes al gran hermano.Es el mayor ejercicio de snobismo al cuadrado.

Pues, bueno, de todo lo maravilloso que había el año pasado, de lo que más se podía presumir por extraño, inusual, lo máximo en snobismo era el álbum de Animal Collective.

Me he vuelto a escuchar el despropósito cinco veces seguidas. Después de cuarenta años de estar metido en la música, de haber producido ciento veintiseis discos, de firmar una docena como artista, lo de Animal Collective me parece un insulto a cualquier inteligencia musical.

He hablado con algunos de los críticos que están entusiasmados con Animal Collective. Todos tropiezan en la misma piedra.

Ni siquiera se han dado cuenta de que les parece algo muy original por la simple razón de que nunca hay una base. Ni batería ni cosa que se le parezca programada.

Es un torpe “collage” de “samplings” de dudoso gusto, metidos con calzador, entrelazados sin orden ni concierto,de hasta ocho compases,  a veces chocando armónicamente, y con algunos “loops” que son simplemente bochornosos. Ni burda idea de música.

He estado indagando en los personajes. Todos no alcanzan ni un pase intelectualmente. En materia gris, no pasan de George Bush y el culturalismo más reaccionario. Deplorable.

Animal Collective no solo no me gusta. Me pone nervioso y  destruye simplemente cualquier nivel de buen gusto. Es basura musicalmente hablando.

Jamás tendrá éxito -llevan ya diez años intentándolo- y no pasará de ser una referencia para ser más “cool” y para ser diferente al “gran hermano” que nos persigue o nos atrapa.

Y siento haber escrito de ello. Me hubiera gustado el desprecio más absoluto, pero por los lectores de esta página, he tenido que contar lo que siento