A este paso , precandidato repúblicano a la presidencia de Estados Unidos, va a batir todos los récords de apropiación sin permiso para mitín y campaña. Sus víctimas van camino de ser legión, parece que los “republicanos Trump” van de pitorreo, la gran guasa del líder multimillonario.

Y los últimos damnificados son nada más y nada menos que los . El equipo de Trump apunta alto. No repara en otra cosa que no sea hacer campaña de un modo lo más espectacular posible aunque sea a base de pisotear canciones y voluntades.

La ultima “donaldada” consiste en poner a todo trapo “You Can’t Always Get What You Want” y “Sympathy for the Devil” (¿el propio Trump?) en sus eventos de las primarias, por supuesto sin encomendarse ni a Dios ni al diablo. Ni siquiera a los propios Rolling Stones, a los autores de las canciones y .

A los Stones, o los Rolling – como ustedes prefieran- no les ha gustado nada. La legendaria banda de rock and roll ha mostrado abiertamente en el pasado su insatisfacción (“I Can´t Get No, Satisfaction”) hacia las ideas y actitud de Trump.

El año pasado Richards le comentó a Billboard:

“¿Se imaginan al Presidente Trump? La peor pesadilla. Pero no podemos decir eso, ya que podría suceder”.

Los Rolling Stones se suman a AdeleNeil Young, Aerosmith y R.E.M. como víctimas propiciatorias del precandidato republicano a la presidencia USA.

Donald Trump toma a muchos artistas por el pito del sereno. Todos lo desaprueban y le impiden que siga utilizando sus canciones, pero, eso sí, nadie le demanda.