«EL ATAQUE DEL DOCTOR ZUK Y SUS CLONES DE JOHN LENNON»

lennono
La muela del poco juicio.

Como si fuera el título de una película de Serie Z sobre un loco científico que aspira a dominar el mundo a través de ADN clonado, pero el titular es rigurosamente cierto.

El pasado mes de agosto informábamos en Plásticos y Decibelios de las aviesas intenciones del Doctor Zuk (buen nombre) de intentar clonar a John Lennon a través del ADN de uno de sus dientes.

Ahora parece que el dentista no se conforma con eso y ha revelado en el programa «Dead Famous DNA» de Channel 4 que el final de su trama consiste en clonar a para que el monstruito resultante sea su hijo…  Y se ha quedado tan pancho.

El doctor Zuk, que vive en Alberta, Canadá, se gastó 20.000 libras esterlinas del ala en la muela del juicio de Lennon hace dos años. Ahora parece haber perdido el idem y está haciendo unas declaraciones tipo Doctor Maligno esperando recibir ansiosamente a su «mini-yo»:

 «Podría ser un duplicado exacto, pero ¿sabe? esperemos mantenerlo alejado de las drogas y cigarrillos, ese tipo de cosas.»

«Pero ¿sabe?, las clases de guitarra no hacen daño a nadie ¿verdad?».

john-lennon-repetido
El mundo visto por el Doctor Zuk.

Mr. Flanders, perdón, Mr. Zuk además ha dicho que el clon podría presentar en el futuro una reclamación a los herederos de Lennon, para pedir lo suyo. La pera limonera. Como las maracas de Machín.

«Yo no lo haría ¿sabe? querer apropiarme de sus bienes. Él tendría el derecho cuando fuera lo suficientemente mayor para hacer una reclamación».

O sea que en la perversa mente del Doctor Zuk, el objetivo es crear un clon de para que éste se haga con el dinero del ex beatle. Refinadamente maquiavélico.

El dentista incluso ha sugerido que podría clonar Lennon varias veces. «Bueno, si funciona una vez podrá hacerlo más ¿verdad?». Aunque se empeñe de momento no puede hacer nada, pero en un futuro ¿quién sabe?

Mister Zuk es otro locatis más fan de los Beatles, del ala «radical». A esos que tanto temía Lennon. «Maníacos con los símbolos de la paz a cuestas», así los definía. Se le plantaban en su casa cada dos por tres, y a Lennon no le hacía ni pizca de gracia, por algo sería. En diciembre de 1980 caía cosido a balazos por uno de esos fans de los Beatles, un pobre hombre, ni siquiera un loco, con una lectura muy mal digerida de «El Guardián entre el Centeno» de J.D. Salinger. 

¿O Mark David Chapman era algo más que un simple fan-pasmarote de los Beatles? ¿Era el pelele de alguna organización? ¿Había algo más detrás? De todo se ha dicho, pero nada ha podido ser demostrado.

asesino-de-lennon-580x790
Ni siente ni padece.

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. anonimo dice

    Teoría de la conspiración: Una explicación razonable al asesinato de John Lennon

    Introducción honesta

    Comienzo con uno de los artículos que más tristeza y fascinación ha generado en mí respecto a la muerte del gran músico y activista John Lennon.
    Aunque puedo mermar el interés de la lectura con esta sentencia les adelanto que Mark David Chapman no es el autor material del delito o al menos nunca se pudo demostrar su culpabilidad mediante pruebas. Avancemos entonces sobre un pequeño estudio de campo, respetando citas y autores que han investigado sobre los hechos, acerca de qué fue lo que realmente sucedió esa noche del 8 de diciembre de 1980. Definitivamente la teoría de la locura de Chapman no se sostiene siquiera un ápice.
    Este artículo puede ser muchas veces de carácter técnico y no pretende ser una novela, más bien, la reflexión personal sobre hechos debidamente investigados. Única forma posible para poder esclarecer ciertos momentos claves del incidente.

    DAKOTA: LOS HECHOS
    La seguridad del edificio

    John Lennon vivía en Nueva York como cualquier vecino de la gran manzana, sin protección (y eso que la necesitaba con tanta persecución) y sin grandes facilidades como residente del famoso Dakota Building, condominio ubicado en la calle 72 oeste de Manhattan al lado del Central Park. Salía del lugar usualmente a pie para dar largas caminatas por el parque, utilizaba una Limo para ir a los lugares de grabación o entrevistas; o simplemente subía a un taxi.
    El edificio mantiene regularmente un sistema de seguridad muy bien diseñado con 2 niveles. El “doorman” quién es el guardia que se encuentra a la izquierda de la entrada principal en la acera y el encargado del mesón que está en el Lobby ya dentro del edificio a la derecha –sitio donde agonizó Lennon luego de los disparos- Ambas personas están de servicio 24 horas al día los 7 días de la semana.
    A estos personajes debemos sumarle el conserje que es una persona de mantenimiento del edificio y que le ayuda al “doorman” a bajar equipajes y llevarlos al elevador de servicio mientras no está reparando algo en las instalaciones. Esta posición aunque no es de seguridad implica una segunda persona en el Lobby. Es más, fue el conserje quien avisó a la policía de lo sucedido ya que esa noche se encontraba en servicio y justo al lado del encargado del mesón cuando Lennon se desplomó en el lugar.

    Reporte policial y las primeras inconsistencias

    Salvador Astucia(1), Uno de los escritores e investigadores del caso tuvo un fácil acceso al reporte de la NYPD respecto de los hechos ocurridos esa noche. La sorpresa fue mayúscula cuando se encontró con a lo menos un escueto informe, que sólo detallaba lo siguiente:

    …John Lennon was the victim.
    Mark David Chapman was the perpetrator.
    Chapman was carrying $2,201.76 when he was arrested.
    The crime location was 1 West 72 St. (the Dakota) at the archway entrance.
    The weapon used was a «.38 caliber snub nose.»
    The crime occurred on December 8, 1980 at 10:50 PM.
    The arresting officer was Stephen Spiro assisted by patrolman Peter Cullen, both of the 20th Precinct…

    La sospecha salta inmediatamente. ¿Cómo es posible que un asesinato de tanta trascendencia mediática tuviera un reporte tan escueto y poco informativo? Por lo menos en un informe de crimen se incluyen testigos, declaraciones y un análisis detallado de la situación general, sin embargo, en el informe realizado por la policía de Nueva York sólo se deja ver una descripción de ciertos hechos escasamente relevantes. A excepción de uno. El arma homicida.
    En el apéndice D del reporte queda de manifiesto que el caso por parte de la policía esta claro y cerrado y en espera del juicio. Chapman por su parte queda detenido y sin posibilidad de fianza.

    El arma homicida, no es la de Chapman

    Dentro de lo parcial del informe, hay un detalle que no es menor y que seguramente, en el caso de querer ocultar información acerca del crimen, éste fue peligrosamente olvidado. El arma descrita por el oficial Spiro es un revolver calibre 38 de cañón corto “snob nose” sin número de serie reportado ¿Cómo es eso? Es imposible pensar en una investigación balística sin el número de serie del arma homicida ya que es importantísimo conocer ese dato para verificar la legalidad y procedencia del artefacto. Además, es el único dato que permite asociar a su vez las balas utilizadas y el arma que las disparó.
    Es más el 10 de noviembre de ese año en Honolulu, la única arma registrada a nombre de Chapman –número de serie 577570- fue reportada en la policía local como lanzada al mar junto con las balas. El mismo Chapman afirmó que luego de ir a ver a John en una primera instancia a Nueva York y no encontrarlo lanzó el arma al océano de vuelta a Honolulu . Más allá de este sabroso dato queda la duda si realmente el arma que describen los oficiales de policía es la misma que compró Chapman en Honolulu(2), es más, sin número de serie registrado en la escena del crimen es imposible determinarlo. Lo que sí es claro es que el arma que compró Chapman era una Calibre 38 pero no “snub nose” sino de cañón normal y eso sí que es poco consistente con la encontrada en el sitio del crimen. El número de serie, misteriosamente ‘olvidado’ en el reporte aclararía significativamente esta confusión.

    El lugar del crimen: Diciembre 8 de 1980

    Relato basado en la versión oficial de la policía luego de los incidentes.
    La limo que traía John y Yoko de los estudios de grabación estacionó frente al arco de entrada del Dakota a las 10:50 PM, El “doorman” José Perdomo estaba en la entrada, a la izquierda del arco como era su posición usual.
    Yoko baja primero de la limo y entra en la arcada principal, cuando se disponía a entrar al Lobby (al fondo a la derecha del arco) recién Lennon desciende con las con las cintas grabadas esa tarde.
    Al entrar Yoko no repara en Chapman que estaba ubicado justo a la derecha del arco de entrada, Lennon lo mira y sigue avanzando. Un metro y medio más allá Chapman llama a Lennon y asume posición de combate con un arma en sus manos. Chapman –supuestamente el agresor- dispara 5 veces, 2 impactos dan en el hombro izquierdo de Lennon y 2 en el lado izquierdo de su espalda, un disparo es desviado. Al menos tres agujeros de bala quedan en los cristales de la puerta del Lobby. Yoko escucha los disparos dentro del Lobby así que no tiene rango visual para ver que sucede. Lennon avanza hasta el Lobby, sube los seis peldaños y se desploma junto a Yoko.
    Perdomo le grita a Chapman que se aleje y patea el arma lejos del lugar. El conserje llama a la Policía mientras Lennon se desangra en el Lobby. Los policías llegan al lugar y al ver que Lennon agoniza lo envían en una patrulla al Hospital Roosvelt…
    El resto es historia conocida.

    Asesinato de John Lennon -(La conspiración)-
    Escena del crimen oficial: (1) Lennon baja (2) Posición de Chapman (3) Supuesta posición de Lennon al ser atacado (4) Supuesta distancia entre Yoko y John al momento de los disparos (5) Yoko en el Lobby (6) lugar donde llega John agonizante.

    Las inconsistencias:

    La autopsia revela 4 entradas de bala en el lado superior izquierdo del cuerpo de John, por la espalda. Acá el problema se acentúa. Si Chapman estaba ubicado a la derecha de la entrada y Lennon giró, ¿Cómo es posible que tenga entradas de bala por la espalada y en lado izquierdo? Eso podría suceder únicamente si los disparos fueron efectuados desde la derecha de John, es decir, desde la posición del “doorman” o más hacia el interior del edificio.
    Según el peritaje es imposible asumir que Lennon fue herido frontalmente, es decir, los disparos se le dieron por la espalda ya que las salidas de bala son todas por el pecho. Es inconsistente la versión del llamado, el giro y los disparos.

    lennon
    Entrada al elevador de servicio que enfrenta al Lobby. (Campo de visión de Chapman)

    Chapman –quién nunca fue declarado insano por las leyes federales- explicó que jamás habló con John, ni lo llamó “Mr. Lennon”, por lo tanto Lennon nunca giró al escuchar su nombre, simplemente avanzó al Lobby dando la espalda a Perdomo y a Chapman. Desde ese lugar para Chapman era imposible dispararle a John por la espalda y que las balas fueran a incrustarse en el cristal de la puerta del Lobby, sí, era fácil para un tirador ubicado a la derecha del arco, otra vez, la ubicación de Perdomo o alguien ubicado más adentro. Es más, como los disparos se incrustaron tan perfectamente en la puerta del Lobby la tesis es que Perdomo simplemente puso un arma en el piso para hacer ver a la policía que Chapman la había utilizado y un tercero entraría en acción disparando desde la puerta del ascensor de servicio, justo en frente de la entrada del Lobby.

    john
    Vista de la subida al Lobby (Campo de visión de Perdomo)

    Chapman en el juicio fue consistente al decir que él se encontraba a 6 metros de Lennon, no a un metro y medio como decía el informe oficial. Si es así, la posición de John en la entrada del Dakota es muy cercana a la del elevador de servicio, siendo nuevamente sólida esta teoría sobre un tercero en la escena del crimen y el estudio balístico.
    Esto es bastante consistente con los planos de la escena del crimen. Además, es muy probable que el hecho hubiese sido planeado más temprano, cuando John salía del Dakota a los estudios de grabación a las 5 PM, sin embargo, caminó junto a Yoko todo el momento y ella pudo advertir cualquier anomalía. La llegada en la que John se queda más tiempo dentro del vehículo fue el momento preciso para los perpetradores.

    asesinato
    Escena LÓGICA del crimen: (1) Lennon baja (2) Posición de Chapman (3) Posición de Lennon al ser atacado como declaró Chapman a 6 metros y no metro y medio (3A) Puerta al elevador de servicio donde el operador iba a ser detenido por el oficial Cullen ya que su posición es la más acertada respecto a la trayectoria balística. Los disparos son por la espalda de John y salen por su pecho incrustándose en la puerta vidriada de la entrada al Lobby. Imposible para Chapman lograr un tiro desde su ubicación con esa trayectoria (4) Supuesta distancia entre Yoko y John al momento de los disparos (5) Verdadera ubicación de Yoko al momento de los disparos, ella estaba dentro del lobby y no vio nada (6) lugar donde llega John agonizante.

    La sospecha del patrullero y la ausencia de testigos

    El patrullero Peter Cullen, el primer hombre en acudir al llamado del incidente indicó que al llegar al lugar su primera intención fue arrestar al operador del elevador de servicio –nombre que nunca se puso a disposición del tribunal- que estaba cerca del suceso, sin embargo es Perdomo quién le indica que Chapman es el agresor y de esa forma el oficial cambia su decisión.
    Acá la inconsistencia es mayor. Según veteranos de la policía de NY, el instinto de un oficial en escena es definitivo a la hora de esclarecer un delito, todo esto basado en la experiencia en situaciones de extrema violencia. Lo que presume el Oficial Cullen cuando llega al Dakota es, basado en su experiencia, la situación más lógica. Incluso jamás sospechó de Chapman aduciendo que se veía como un “banquero”, pero sí sospechó del operador del elevador de servicio ya que su posición era la correcta en relación a la trayectoria de los disparos y a las heridas en Lennon. Sin embargo la persistencia de Perdomo como ‘supuesto’ testigo ocular más la actitud complaciente de Chapman lo hizo cambiar su primera impresión.
    Las personas inocentes no arrancan. Es una premisa discutible pero que se aplica regularmente en muchos casos de crímenes. ¿Por qué Perdomo le dice a Chapman que se aleje? (Versión oficial: “Doorman Jose Perdomo screams at Chapman: «Leave! Get out of here!»”) Si era testigo ocular y encargado de la seguridad del edificio ¿Por qué no lo redujo? ¿Cuál era su intención al hacer que Chapman huyera despavorido?
    Para cuando la policía asegura el sector no había un solo testigo del incidente, sin embargo, al llegar la televisión (canal 2 CBS) a cubrir el hecho aparece un testigo clave que va a distorsionar aún más la historia de lo sucedido, el activista gay, Sean Strub.

    Reflexión:

    En vista de los hechos podemos al menos dudar de la información oficial. Primero, porque es altamente inconsistente. Segundo, porque la trayectoria de las balas y la posición de Chapman no son coincidentes. Por la actitud del “doorman”. Por la duda del Patrullero Cullen. Por la escasa información del arma homicida etc. Seguramente quedan más interrogantes, ¿Quién es Sean Strub? ¿Por qué Perdomo es tan sospechoso?
    ¿Por qué la puerta del ascensor de servicio el día del crimen estaba abierta?

    FBI
    Peritaje policial luego del crimen: la puerta del elevador de servicio se encontraba abierta

    Reflexión anterior

    Cuando un estado se siente amenazado por algún tipo de pensamiento social el asesinato es el arma más infalible. La razón sólo es vencida –temporalmente- por la violencia desmedida. Temporalmente, porque las voces con sangre gritan más fuerte y la muerte de John Lennon revistió su pensamiento de una inmortalidad jamás pensada.
    Esta es la segunda parte de mi reportaje. Los verdaderos sospechosos, aquellos que desafían el sentido común con sus extrañas participaciones son aquellos que se presentan a continuación. La historia se re escribe de forma misteriosa.

    EL ‘TESTIGO CLAVE’

    Parte fundamental en la acusación en contra de Mark David Chapman –como autor material de los disparos- es la declaración del único testigo levantado por la policía en la escena del crimen, Sean Strub, Empresario Judío y Activista Gay, que la noche del 8 de diciembre fue pieza fundamental en el esclarecimiento del –hasta entonces- extraño asesinato de un fan hawaiano a uno de los músicos más trascendentes del último siglo.

    ¿Quién es este personaje que acusó a Chapman de culpable? ¿Realmente lo vio?

    Algunos antecedentes necesarios.
    Strub llegó a ser considerado en los 80’s como una de las personas más influyentes en el medio neoyorquino. Debido a su defensa al movimiento homosexual llegó a consolidar grandes amistades políticas y empresariales en EE.UU. Fundador y Director de POZ Magazine, un diario dirigido a hombres con VIH, una extensión del programa gubernamental que Washington ejecutaba a favor de los portadores de SIDA. Strub además creó su propia empresa de marketing Strubco Inc. que tras su venta en 1985 lo mantuvo su sillón de director. Editor en jefe de la revista Milford. Candidato al congreso de EE.UU. en 1990. El 2003 fue nombrado por el gobernador de Pensilvania, Edward Rendell, miembro de la sociedad de viaje y turismo de la región. Forma parte también del Instituto de conservación Pinchot que se dedica a resaltar la memoria del fallecido presidente Kennedy.

    Un hijo ejemplar de EE.UU. podríamos decir.
    Empresa, patrimonio y política en un solo personaje. Misteriosamente el hombre encargado de atestiguar en contra del supuesto tirador en el caso Lennon. Un amigo del estado declaraba y un ‘enemigo’ del estado moría desangrado.

    El relato y las dudas
    cia

    La noche en cuestión, Jeanne Downey, reportera del Canal 2, CBS en New York, entrevistó a Strub en vivo fuera del Hospital Roosevelt donde John Lennon era declarado muerto. El relato de Strub aclara que José Perdomo, el portero, había contado que Lennon y Chapman conversaron algo antes de los tiros. Chapman siempre negó este punto alegando que sólo le llamó y disparó. Sin embargo aquí todo comienza a ponerse confuso. ¿Cómo sabía Strub algo que había pasado antes de su llegada? -El empresario declaró a la misma reportera que NO estaba en el lugar de los hechos- Aquí la breve pero controversial entrevista:

    STRUB: …I kind of waited for a minute and started to walk on; a police car drove by very fast. And so I followed it on down, I thought it was something in the park, but it was at the Dakota on Seventy-Second Street and Central Park West. As I got there, there were about a half-dozen people there, and very shortly there were that many squad cars.

    JD: Did you see Mr. Lennon at that time?

    STRUB: Yeah, they were just bringing Lennon out of the, sort of an entryway, the driveway between the sidewalk and the courtyard, and he was limp; there were about six officers carrying him. He had a little bit of blood coming out of his mouth.

    JD: And Police tell us they do have a suspect. Did you see anyone?

    STRUB: Yeah, they scuffled with a guy and arrested him; he was about thirty-five, he was white, brown hair.

    JD: Was he alone?

    STRUB: He was the only person I saw. Yoko was there.

    JD: She was?

    STRUB: And they put him in a squad car and took off.

    JD: Was there any kind of an exchange, do you know, between Lennon and the suspect?

    STRUB: That’s what the doorman [Jose Perdomo] said that there had been some sort of altercation or argument; I heard the cops say that Lennon was hit twice in the back. I heard someone else say that the guy had apparently been hanging around all evening, and another person said he’d been there all week, and he was just kind of like waiting for him.

    JD: Thank-you very much, Sean, who is a witness who at least heard the shots surrounding the shooting and apparent death of John Lennon….

    El primer párrafo pone de manifiesto que Strub nunca presenció el crimen, por el contrario, llegó luego de la conmoción provocada por las balizas de los carros de policía, encontrándose a un edificio de distancia. Cuando llegó ya había media docena de personas ahí.
    ¿Por qué el único testigo es al menos la séptima persona en llegar al lugar de los hechos?

    El último párrafo es revelador también. Strub habla de algo que supuestamente le contó el portero y da lujo de detalles sobre el deambular de Chapman.
    ¿Por qué el portero iba a contar esos detalles a un curioso?
    ¿Por qué la policía sólo toma declaración de un ‘testigo’ y no hace un trabajo de recopilación de antecedentes basados en más ‘curiosos’ allí presentes?
    Supuestamente un crimen de tal relevancia mediática debió basarse en la declaración de más de un testigo para aclarar los hechos.
    Sospechoso es también como la policía luego relata los hechos de la misma forma que lo había hecho Strub, transformándose en la versión oficial.
    ¿Podemos confiar en Strub?
    En el año 1999 fue acusado de vender los datos de los suscriptores a sus revistas Gay generando gran polémica en el uso de información reservada, ya que muchos de quienes suscribían a sus ejemplares eran empresarios y gente connotada de Nueva York que no era favorecida con la publicación de sus antecedentes. Strub se embolsó una gran cantidad de dinero por esas bases de datos tanto en su venta como en su recuperación.
    Un gesto para nada honesto de un ciudadano ejemplar.

    La discusión anterior

    Si las palabras de Strub tienen algo de verdad, todo se complica aún más. Según él y gracias al relato de Perdomo, Lennon y Chapman tuvieron una pequeña discusión antes de los disparos. Si así fue, es imposible que desde la posición de Chapman a la derecha del pórtico y a la izquierda de John se pudieran haber disparado los tiros mortales. Según el relato de la autopsia, el cuerpo de John mostraba cuatro impactos de bala con entrada por el lado izquierdo de su espalda. Necesariamente los disparos tuvieron que ser percutados desde dentro del edificio, precisamente desde la puerta del elevador de servicio, que para el momento del crimen estaba abierta sin que nadie del personal estuviera haciendo uso de ella.

    Una mujer que vio otra cosa

    Como todo crimen, las contradicciones suman y siguen. Canal 7 también entrevistó gente en el lugar de los hechos. Precisamente es una mujer que relata una historia distinta y bastante alejada a la versión oficial:

    MUJER: I heard Yoko Ono screaming moments later. They stepped out of the limousine, and they went inside of the gate there. Then all of a sudden, I heard five/six shots, and that was it.

    ¿Cómo? ¿Yoko no estaba en el Lobby al momento de los disparos? Según el relato de la testigo ella baja de la limo y entra al edificio donde todo pasó. Es decir, John bajó primero y caminó a la entrada allí recibió los disparos y luego Yoko bajó del vehículo llorando. En número de disparos es el correcto, 6.
    Basados en estos antecedentes ¿Es correcta la actitud policial de elevar un reporte con tanta contradicción dando vueltas? ¿Cuál era la prisa? ¿Qué había que proteger u ocultar?

    New York Times

    Les Ledbetter, reportero del NYT publicó al día siguiente del atentado un reportaje donde describía gracias a la reconstitución de la escena por medio de testigos. En su relato Ledbetter asegura que la persona que disparó estaba parada dentro del recinto y no fuera. Además puntualizó que los disparos alcanzaron a John pasando las puertas del Lobby, aquellas puertas vidriadas (ver parte I) donde quedaron marcados los impactos de bala.
    Según esta versión, defendida a menos de 8 horas del crimen y basada en el trabajo de campo de un reportero del NYT la persona que mató a Lennon necesariamente estaba dentro del edificio y apuntando a su espalda mientras este ya ingresaba al lobby. Lamentablemente, en la investigación de Ledbetter ningún policía fue autorizado ser entrevistado.
    Más extraño aún, el 10 de diciembre el NYT cambió la descripción de Ledbetter, asimilándola a la versión oficial. Nunca se obtuvo un diagrama de esta significativa descripción de los hechos.

    UN ESPIA EN EL EDIFICIO

    En todos los relatos considerados está muy presente el accionar de un hombre que también estaba de servicio aquella noche. El portero, José Perdomo.

    conspiración

    Una sonrisa dulce que escondía todo un secreto, casi determinante en la investigación si esta hubiera seguido los cánones respectivos.
    ¿Quién era la persona encargada de la seguridad del acceso del Dakota aquella noche?
    José Joaquin Sanjenis Perdomo, alias ‘Joaquin Sanjenis’ o ‘Sam Jenis’, exiliado de Cuba por su oposición al gobierno de Fidel Castro, fue miembro de la tristemente célebre Brigada 2506 durante la fallida invasión a Bahía Cochinos preparada por la CIA en 1961 para derrocar a Castro.
    ¿Qué hacía un militar infiltrado, traidor de su patria y agente de la CIA encargado de la seguridad del Dakota?

    Otra de las gracias en el currículo de Perdomo es la amistad que había entablado con Frank Sturgis el famoso convicto por ladrón del caso Watergate ambos en la nómina de pago de servicios de la CIA. Perdomo incluso, mientras trabajaba en el Dakota, cobraba una pensión alimenticia que otorgaba el gobierno a los veteranos de guerra. Con Sturgis coordinaban ciertas actividades de espionaje y apoyo en suelo norteamericano para exiliados cubanos, tomando información detallada con el objetivo de poder invadir la isla. Esta relación laboral, terminó cuando Sturgis fue detenido por el mayor escándalo de espionaje en EE.UU.

    El brujo de uniforme

    Asesinato de John Lennon -(La conspiración)-

    Las coincidencias a veces no se sustentan. Si hacemos memoria, frente al Dakota estaban las oficinas del American Society for Psychical Research, domiciliada en la calle 73 de Nueva York, donde el famoso doctor Alex Tanous –¿adivino real?- predecía que “un famoso astro del rock sufrirá una muerte prematura, y esto puede ocurrirle desde este momento en adelante. Digo una muerte prematura porque en ella hay algo raro, pero afectará la conciencia de muchas personas, debido a su fama” Justo 3 meses antes de la muerte de John Lennon. Vaya predicción.

    Sin embargo no eran precisamente los ángeles que lo alumbraban, ni un Dios o fuerza toda poderosa que le entregaba los designios. El famoso doctor Tanous trabajaba para la CIA en las investigaciones que esta hacía sobre los viajes astrales y por lo tanto es ‘probable’ que supiera lo del asesinato de Lennon si era parte de dicha conspiración. Ya que fue la CIA quién financió la campaña de espionaje que terminó con el FBI sobre la familia Lennon y posteriormente con el asesinato enmascarado en un supuesto loco.
    Desde ese punto de vista. Era Obvio que Tanous, miembro de los grupos de investigación de la CIA, podía tener información de primer orden de cuando lo iban a matar. Pero fue cauto y no reveló tantos detalles para no entorpecer el ‘trabajo’ de sus superiores.

    A MODO DE TESIS

    John Lennon fue hostigado desde el primer día que pisó suelo norteamericano, necesariamente porque su posición político-pacifista iba en contra de toda la gran campaña de apoyo de tropas de EE.UU. en ultramar y su fecundo negocio de la venta de armas. Una cosa es el enemigo interno, pero un enemigo interno foráneo fue considerado una afrenta de gran calibre.
    Lennon fue terco, no claudicó, ni si quiera el miedo lo hizo retroceder sabiendo que todas sus líneas telefónicas estaban intervenidas y que había puntos fijos cerca de su departamento controlando cada uno de sus movimientos las 24 horas del día.
    Muchos puntos del juicio y el tratamiento de la información en torno al crimen de John Lennon fueron convenientemente alterados, detallo de la siguiente forma:

    Ocultamiento de información:

    La identidad de Perdomo nunca fue revelada en el juicio. Si era el portero y había presenciado todo ¿Por qué obviar su condición de agente?
    Inconsistencias
    ¿Por qué el informe policial se basa en lo que Perdomo cuenta y no en lo que el patrullero Cullen advierte?
    Recordemos que Cullen al llegar al sitio identificó a una persona de servicio como el culpable y fue Perdomo quién sindicó a Chapman como el tirador.
    ¿Por qué Perdomo instigó a Chapman a huir del sitio si era el encargado de la seguridad?
    Bajo la teoría de que el culpable huye, las cosas se hubieran facilitado enormemente.
    ¿Por qué la declaración de Sean Strub se validó por sobre la de los policías presentes?
    Nunca estuvo en el lugar y manejaba información detallada de los hechos
    ¿Por qué la NYPD fue impedida de entregar su visión de los hechos?
    El informe real del patrullero Cullen jamás vio la luz y los diagramas de los hechos del New York Times fueron sacados de la prensa al día siguiente.
    ¿Por qué Los diagramas que informaron a la prensa del tiroteo son contrarios al informe balístico?
    ¿Por qué justo frente al Dakota vivía otro agente de la CIA que sabía de la posible muerte de John?
    ¿Por qué la policía no requirió de más testigos en un crimen de relevancia internacional?
    Es tiempo de que quien lea ambos capítulos de este reportaje forme su juicio a propósito del hecho narrado, sin presiones y con toda la información disponible.

    Epílogo

    Hoy por hoy ya es sabido, por la desclasificación de ciertos documentos de la CIA que John estaba en la famosa Black List, donde EE.UU. ubica a todos los enemigos de la patria. También es sabido y aceptado que se interceptaron los teléfonos y se infiltraron agentes en sus actividades públicas.
    Obviamente en estos documentos se ha mantenido en reserva el fin de la operación.
    Personalmente y en base a los antecedentes recopilados sugiero revisar una posible conspiración que terminó con la vida de Lennon, donde la CIA y el FBI fueron los brazos ejecutores de una política de estado para acabar con el comunismo y cualquier fantasma anti-capitalista, en resumen, cualquier germen de rebelión y pensamiento libre.
    John reclamó por sus derechos en la tierra de la democracia, en la tierra prometida y fue abatido por la espalda, como lo hacen los cobardes, una noche del 8 de diciembre de 1980. Recién cumplía 40 años y se disponía a revitalizar su carrera de músico y activista social. Si eso hubiera ocurrido, el ruido de sus protestas y manifestaciones pudo dejar en jaque al gobierno de EE.UU.…
    Pero la estupidez escupe fuego y detiene la carne, jamás las ideas. John Lennon fallece asesinado por el estado norteamericano y se hace inmortal en cada rincón del mundo donde exista voluntad de paz, justicia y amor.

    El Cuerpo de John Lennon desapareció hace 30 años, pero su espírutu y obra siguen vivas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.