Siempre hay que disfrutar del silencio y también del clásico de Depeche Mode