El disc-jockey Diplo  trata de buscar nuevas inquietudes visuales con su música de baile. Desde luego,  que es muy interesante esta aventura con un director erótico como es Autoerotique.