David Bowie, Glenn Frey, Black, Maurice White y ecétera y ecétera. Tantas muertes seguidas me han impulsado a coleccionar diez maravillosas canciones, perfectas para un funeral. Recuerdos, ángeles, cielos, eternas memorias y melodías.

Songs-for-a-funeral-small

Dedicado a mi tío Salva.

10.- “YOU´LL NEVER WALK ALONE” (DORIS DAY-GERRY AND THE PACEMAKERS)

Nadie presagió que cuando Rodgers y Hammerstein escribieron este tema para su musical “Carousel”, en 1945, es decir, hace casi 60 años, se convirtiera en el himno futbolístico del Liverpool y una de las canciones predilectas para cualquier funeral en el mundo occidental. Mi versión favorita es la de Doris Day, pero la más famosa está firmada los “liverpudianos” Gerry and the Pacemakers, en plena “beatlemania” de los años sesenta.


9.- “CANDLE IN THE WIND” (ELTON JOHN)

Keith Richards acusó a Elton John de sólo poder escribir canciones para rubias muertas-Marilyn y Lady Di- y forrarse gracias a ellas. Pero lo cierto es que Bernie Taupin, el creador de la letra, sólo quería mostrar piedad por Norma Jean,vulnerada por el “star system” de Hollywood. Es un gran tema, que estaba incluido en el que quizá sea el mejor álbum de Elton John de todos los tiempos, “Goodbye Yellor brick Road”, una alusión a “El Mago de Oz”. Todavía ostenta el récord mundial de ser el single más vendido de la historia, en su segunda versión, cuando Elton John la cantó en el funeral de Lady Di.

8.- “UNFORGETTABLE” (NAT KING COLE)

Es curioso , porque esta enorme canción se iba a llamar “Uncomparable” , pero los editores de la melodía le pidieron al autor Irving Gordon que la cambiara por el nombre con el que la conocemos, maravillosamente cantada por Nat King Cole , con un excepcional arreglo de Nelson Biddle, en el año 1951, a las puertas de que Frank Sinatra pisara también los estudios de la Capitol en Hollywood. Natalie Cole hizo un insuperable dueto con la versión de su padre. Hoy día se complementan las dos versiones en los funerales de todo el mundo.

7.- “TEARS IN HEAVEN” (ERIC CLAPTON)

Eric siempre ha reconocido que no escribió la música de “Tears in Heaven” por la muerte de su hijo Connor, que se cayó trágicamente desde un rascacielos de Nueva York. El autor de la letra , Will Jennings escribió la poesía para el tema de Clapton y una película llamada “Rush” , un drama dirigido por Lili Zanuck, la esposa del productor Richard Zanuck. Pero todo se juntó. El film y la muerte de Connor. La melodía y los acordes se parecen demasiado a “Wondeful Tonight” , un tema que Clapton escribió para su álbum , “Slowhand” y dedicada a su “gran amor” Pattie Boyd (Layla) , en el año 1977. Pero es “Tears in heaven” la canción que se ha apoderado del dominio de los funerales.

6.- “WHO WANTS TO LIVE FOREVER” (QUEEN) 

Siempre se relaciona la soberbia canción con la muerte de Freddie Mercury, pero en realidad la escribió el guitarrista Brian May para el tema central de la película “Highlander” , el film de los inmortales, incluido Sean Connery. El tema apareció también en el álbum de Queen, “A Kind of Magic” , en el año 1986. El excelente arreglo orquestal fue dirigido por el malogrado Michael Kamen. Existe una versión de Pavarotti formidable. Mientras, la canción reina y se escucha en cualquier adiós familiar.

5.- “WE´LL MEET AGAIN” (VERA LYNN)

Se encoge el alma cuando escuchas el tema en los títulos de crédito del film “Dr. Strangelove” de Stanley Kubrick. La bomba atómica cae sobre Rusia, a lomos del soldado americano, mientras suena la melodía con frases escalofriantes como :”Te veré otra vez, no sé cuando, no sé donde”. Vera Lynn cantó este tema en el año 1939, para un musical del mismo título, pero luego se convirtió en el espíritu y las condolencias de los muertos en la Segunda Guerra Mundial, ya que siempre sonaba en el Boletín de Guerra de la BBC. Existe una gloriosa versión de Johnny Cash, grabada poco antes de morir. Ahora continua siendo una canción perfecta para nuestros queridos muertos.

4.- “ALWAYS ON MY MIND” (ELVIS PRESLEY)

La canción la escribió uno de mis compositores favoritos de los años sesenta, Wayne Carson, un guitarrista de las montañas de Colorado, que se empapó de la música de Nashville. Primero escribió dos obra maestras para los Box Tops de Alex Chilton, es decir, “The Letter” y “Neon Rainbow” . Finalmente, llegó su obra maestra,escrita en tan sólo diez minutos, en un estudio de Nashville. La canción se llamaba “Your were always on my mind” . Brenda Lee hizo de ella un pequeño éxito en el año 1972, aunque antes la había cantado Gwen Mc Crae. Pero, definitivamente, Elvis Presley se apoderó de ella en aquel mismo año y la convirtió en un clásico para los sentimientos de un funeral. Pet Shop Boys hicieron una gran versión.

3.- “WE HAVE ALL THE TIME IN THE WORLD” (LOUIS ARMSTRONG)

Nos perdimos una de las mejores escenas de un James Bond , al llorar George Labenzy en lugar de Sean Connery la muerte de su recién casada Diana Rigg, en “Al Servicio Secreto de su Majestad” . Pero como me dijo el propio John Barry tuvimos una canción maravillosa, con su ídolo Louis Armstrong, que cantó esta sensacional melodía pocas semanas antes de morir. Es de una calidad eterna, el mejor llanto para la perdida de una persona querida. Han habido muchas versiones, pero ninguna como la de Armstrong, en la banda sonora de la primera película del 007, sin Sean Connery.

2.- “STAIRWAY TO HEAVEN” (LED ZEPPELIN)

Nadie entendió la razón por la que Robert Plant se sumergió en el mundo del anticuario inglés Lewis Spencer y , más concretamente, en su libro “Arte en la Celta británica” para juguetear con esta letra que ,efectivamente, llevó al cielo a Led Zeppelin. Es de esas pocas canciones que se convierten en perfectas. Aunque todavía pese que la introducción sea un plagio de “Taurus”, el tema instrumental de los californianos Spirit. El caso es que Jimmy Page hizo esa escalera hacia el cielo, con sus arpegios, con sus escalas de acordes. Y es curioso que muchas personas especifiquen en su testamento y exigen que suene este tema en su funeral.

1.- “KNOCKING´ON HEAVEN´S DOOR” (BOB DYLAN)

Es precioso, épico y sentimental el plano de Sam Pepickanh en su película “Pat Garret and the Billy the Kid”, donde aparece esta pequeña y gran obra maestra de Bob Dylan, que también actúa en la película como uno más de la banda de Billy, el Niño. Una canción de tan sólo cuatro acordes , pero que reflejan el final de un sheriff, con la maravillosa frase de Dylan: “Mama, quítame la estrella de shériff, porque jamás podré usarla. Sólo es llamar a las puerta del cielo.” .¿Quien no llama a las puertas del cielo el día de su muerte?. Es la más grande de las canciones para un funeral. Prácticamente, una perfecta canción.