Los más avispados, y que pasaron ayer por Abbey Road, se dieron cuenta de que el concierto íntimo de Paul Mccartney iba a ser allí y que era ya algo inminente, que iba a ser hoy, ante el enorme despliegue de cámaras y toda clase de equipo.