See the source image

Parece increíble pero a veces las cosas de la vida son así. Casi un año después de la muerte de Aretha Franklin su sobrina, Sabrina Owens, estaba revisando las pertenencias personales de su tía en el condado de Oakland, Michigan, cuando descubrió tres testamentos escritos a mano por su famosa tía. Originalmente se creía que Franklin no había dejado testamento, y su sobrina, a falta de uno, halló tres.

Según informa Asociated Press, Owens encontró uno de los testamentos (escrito en 2010) en un cuaderno que estaba debajo de los cojines de un sofá. Los otros dos, escritos en 2014, se encontraron en un armario cerrado con llave. Los tres testamentos se han presentado el lunes al Tribunal de Sucesiones del Condado de Oakland.

La validez de los documentos se examinará en una audiencia programada para el 12 de junio.

Un desglose de los testamentos de The Detroit Free Press muestra que el documento de Franklin de 2014 solicita que sea su hijo Kecalf Franklin el representante personal de su Patrimonio, papel es actualmente desempeñado por Owens.

La publicación describe los deseos de Franklin en los tres documentos como «a veces contradictorios», porque en los anteriores al de 2014 entrega el mando a Owens.

El documento de 2014 detalla además qué activos deben ir a qué pariente.

LOS TRES TESTAMENTOS DE ARETHA FRANKLIN

En los documentos recién encontrados, también rechaza enfáticamente dos testamentos anteriores que supuestamente había preparado décadas antes, uno de ellos con una carta dirigida al cantante de Temptations, Dennis Edwards.

Los documentos demuestran que la cantante pensó mucho en sus asuntos financieros póstumos, aunque muy a su manera, a veces al azar. A veces cariñosos, a veces maliciosos, son un vistazo al mundo privado y cuidadosamente aislado de Franklin.

Sabrina Owens ha declarado sobre el reciente hallazgo:

«Ella permanece neutral y desea que todas las partes involucradas tomen decisiones sabias en nombre de su madre, su rico legado, la familia y la propiedad de Aretha Franklin».