DENTRO DE LOS RESTOS MORTALES DE PINK FLOYD

: Sus restos mortales» es la primera retrospectiva que recorre, en un viaje multisensorial, los cincuenta años de historia de una de las bandas de rock más influyentes de todos los tiempos. Arrancó el 13 de mayo en el
La exposición marca el cincuenta aniversario del primer álbum del grupo, «The Piper At The Gates of Dawn» (1967) y de su primer sencillo, «Arnold Layne», los comienzos de una banda que se tornaría en un icono cultural del siglo XX.

A través de portadas de sus discos, letras de canciones, vídeos, recortes de periódicos, piezas de música, obras de arte, instrumentos, fotos, y hasta un total de 350 objetos- algunos de ellos inéditos hasta la fecha- la recopilación permite al público sumergirse en el «exclusivo» mundo de .

DENTRO DE LOS RESTOS MORTALES DE PINK FLOYD

Una recreación de la furgoneta que utilizó la agrupación británica para sus primeros conciertos inicia la muestra, en la que, a lo largo de más de una decena de salas, la música y un ambiente psicodélico juegan un papel fundamental en la reproducción del universo de la banda.

Syd Barret (1946-2006), Nick Mason, Roger Waters y Richard Wright (1943-2008) se convirtieron en 1964 en , nombre que escogieron como tributo a dos músicos de blues: Pink Anderson y Floyd Council.

En sus comienzos, donde empezaron a destacar entre el ‘underground’ londinense, se inspiraron para sus letras en clásicos de la literatura infantil; precisamente el nombre de su primer álbum era el de un capítulo del libro «El viento en los sauces» (1908), de Kenneth Grahame.

Cartas originales que Barrett mandaba a su novia así como dibujos de la época en la que Waters, Mason y Wright eran estudiantes de arquitectura en la Regent Street Polytenchnic , hoy la Universidad de Westminster, rememoran estos orígenes en la exposición.

DENTRO DE LOS RESTOS MORTALES DE PINK FLOYD

En el año 1968 Barrett, a quien la muestra rinde tributo especial dedicando parte de una de las salas a su figura, abandonó la formación debido a sus problemas con las drogas, especialmente el LSD, y David Gilmour se incorporó como guitarrista y vocalista.

A partir de entonces, el grupo comenzó una prolífica etapa en la que se centraron en la elaboración de álbumes, en lugar de sencillos, y en la que buscaban crear su propio sonido utilizando desde nuevas tecnologías hasta objetos domésticos.

La exhibición examina cada uno de los álbumes de este periodo: «A Saucerful of Secrets» (1968), «Music from the Film More» (1969), «Ummagumma» (1969), «Atom Heart Mother» (1970), «Meddle» (1971) y «Obscured by Clouds» (1972), además de descubrir los conceptos que albergaban sus innovadoras portadas, diseñadas por el colectivo de diseño gráfico Hipgnosis.

El momento histórico de su carrera llegó con su octavo disco de estudio, «The Dark Side of the Moon» (1973). Fue el que catapultó a a la fama internacional y se convirtió en uno de los de más éxito de toda la historia.

DENTRO DE LOS RESTOS MORTALES DE PINK FLOYD

El álbum, que trata sobre problemas cotidianos, como el dinero, la muerte, la violencia o la locura, se mantuvo en las listas musicales durante 17 años seguidos y vendió más de 45 millones de copias.

La muestra continúa descubriendo los siguientes trabajos del grupo, en los que se desvela una conversión del idealismo al realismo reflejado en los álbumes «Wish You Were Here» (1975), «Animals» (1977), el mítico «The Wall» (1979), «The Final Cut» (1983), «A Momentary Lapse of Reason» (1987), «The Division Bell» (1994) y, veinte años después, «The Endless River» (2014), el  último ,un remedo de «A Momentary lapse of reason» y algo más.

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
Sin comentarios
  1. sense dice

    Hola Julian. Sobre los artículos del otro día sobre Roger Waters, mal que me pese ese hombre hace tiempo al que le abandonó su musa y aunque no se le puede acusar de plagiar a otros se está copiando así mismo de forma autoconsciente. Creo que Nigel Godrich hizo un trabajo excelente con Paul Mccartney en aquel Chaos and Creation … pero en este caso y por los dos temas que he escuchado (Dejá Vú, es un mix de melodías y letras reutilizadas, If de Atom Heart Mother, Mother, The Final Cut etc), aquí parece sin capacidad de sacar mucho a flote. La moda de lo retro se está apoderando de todo y se han esmerado en que suene más 70 que los propios 70.
    El trabajo que hizo Roger Waters con Patrick Leonard hace 25 me parece que suena más fresco, más original y mejor, espero que el resto de temas me quiten la razón. La última decáda de Pink Floyd fueron los 90 con Division Bell, Amused To Death y el en mi opinión maravilloso A Broken China de Richard Wright. Todo lo de después creo que ha caído mucho.

    Un saludo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.