El ex cantante de , es decir,  Dennis Willcock ha presentado una demanda de casi tres millones de dólares contra la banda, alegando que no le pagaron por escribir conjuntamente cinco canciones que aparecieron en sus dos primeros álbumes.

Willcock, que fue el segundo cantante de Maiden, se unió a la banda en  1976 y se fue dos años más tarde. En ese momento, afirma que contribuyó a las canciones “Iron Maiden”, “Phanthom of the Opera””, “Prowler”, “Charlotte the Harlot” y “Prodigal Son”. Más tarde todas esas canciones fueron grabadas por su sustituto , Paul Di'Anno.

Willcock  asegura ahora que nunca supo sobre la presunta violación  de sus temas en  los derechos de autor,  porque abandonó la industria de la música y no escuchó los discos de Iron Maiden.

El líder de Iron Maiden, Steve Harris, y el guitarrista Dave Murray son nombrados como demandados en la querella, presentada por el manager  de música Barry McKay, quien demandó previamente a la banda por “Hallowed Be Thy Name” y aseguró un acuerdo extrajudicial para su cliente Brian Quinn. Un portavoz de Maiden ha dicho  que la nueva acción legal era “escandalosa” y “absolutamente ridícula”.

Willcock se reunió con otros ex miembros para un evento de fans hace tres años  en 2015, y luego formó una nueva versión de su banda GV1,  post-Maiden el año siguiente.