Es más que probable que y su caótica oficina de management, a pesar de llevar el nombre de MGMT, hayan acertado con poner por adelantado este psicodélico ‘Flash Delirium', que regalan en su propia página web.

Ya dijimos que Sony, su conservadora compañía, tiene mucho miedo de este segundo álbum de MGMT, aunque en realidad es el tercero. Todo el nuevo álbum les parece un despelote.

Para mí, ‘Flash Delirium' es también un despelote, sin estructura concreta, un puzzle de ideas, que unidas no me suenan a pobres, sino que realmente juegan un papel psicodélico como escuchaba ya en aquellos grupos de las Costa Oeste norteamericana como Strawberry Alarm Clock, Iron Butterfly o incluso los Love.

Sólo hay que escuchar ese órgano antiguo que lo dejan dislocado en el lado izquierdo del estereo, como se hacían en los viejos discos, donde el estereo era una manera de sorprender. Y el final es como una canción de autentico sello psicodélico. Esquizofrénica, histérica, desquiciante. Incómoda.

En fín, hay algo en MGMT que me gusta mucho, aunque entienda que desde el punto de vista ideológico de una compañía lo vea anti- comercial, una especie de disparate. Benditos disparates.

Abajo, ‘Flash Delirium'.
[ad#adsense-468×60]