Benmont620-578x289

Benmont Tench: I , me, mine.

El teclista histórico de los Heartbreakers ha publicado ayer su primer disco en solitario “You Should Be So Lucky” (Blue Note), treinta y ocho años después del debut en long play del grupo de Tom Petty, y unos cuantos más desde la formación de MudCrutch, el grupo de principios de los 70’s que dio lugar a los “rompecorazones”.

Pero Benmont Tench ha sido mucho más que un heartbreaker, es un reputadísimo músico de sesión solicitado por The Rolling Stones, Johnny Cash, John Fogerty, Elvis Costello, Don Henley, Warren Zevon o Jayhawks. Y eso a pesar de la reticencia de Petty a que sus músicos tocasen con otros artistas, a Tom no le gustaba la política tan desprendida de Bruce Springsteen con respecto a su E. Street Band, por ejemplo.

Y entre los invitados en el debut de este ilustre músico un buen puñado de amigos: Ryan Adams, Gillian Welch, Ringo Starr y, como no, Tom Petty.

El disco, producido por Glyn Johns (ingeniero de sonido de Beatles, Stones), se mueve en unas coordenadas esperadas de rock y pop clásico americano de gran calidad, lo que no significa que Benmont Tench no muestre una fuerte personalidad propia. El sonido del disco es relajado, hasta cuando rockea, rico, poco crispado. Buena muestra de esto es la segunda canción “Veronica Said” (la canción que puede escucharse al leer estas líneas) fantástica, con ecos de Heartbreakers y ese sonido de órgano tan de los mejores discos de Bob Dylan.

“Like The Sun” tiene el deje Byrds tan caro a Benmont y Tom desde que publicaron aquel legendario “American Girl”, que el propio Roger McGuinn creyó por un momento que eran sus propios Byrds al escucharla por primera vez en la radio. El momento más rock llega con la canción que titula el disco, hija, o nieta, del célebre “Work Song” que cantara, entre muchos otros, Nina Simone.

Hay cortes nocturnos, más íntimos y recogidos, casi diría noctámbulos, como “Ecor Rouge”, “Hanna” o “Why Don´t You Quit Leavin´ Me Alone”, que hacen pensar en un Tom Waits primerizo, sin la voz rota, y que hubiera sabido tocar de un modo exquisito el piano.

Y la tradición está presente en el clásico “Corrina Corrina”, en la querencia mejicana del instrumental “Wobbles” o en “Duquesne Whistle”. El delicioso ragtime de Dylan de “Tempest” en la voz de Benmont nos hace sentir como si estuviéramos por un momento en la maravillosa “El Golpe”.

Un disco que es Benmont Tench, no Heartbreakers, un artista que conocíamos como músico y acabamos de conocer como solista y compositor. Pues bien, encantados de conocerle Mr. Tench. Ha hecho vd. un disco estupendo, delicioso, atemporal.

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/129497144″ params=”auto_play=false&hide_related=false&visual=true” width=”100%” height=”450″ iframe=”false” /]