Así salía de un restaurante de Nueva York, la Blondie de toda la vida, es decir, Deborah Harry , a sus 72 años.