Este es el tercer tema estrella de “Rattle that lock” , el álbum de David Gilmour. Es una triste canción, pero con calidad. El álbum no tiene la ventas que Sony esperaba.