Video caro y solemne para el primer tema estrella del nuevo album de Justin Timberlake. Al fín y al cabo, es como una pequeña película de David Fincher