david-byrne

Y no sólo a Spotify, sino por ende a todas las empresas que ofrecen un servicio de streaming.

David Byrne se ha situado en el bloque de críticos, duros críticos, de este tipo de compañías. Un grupo de artistas que incluye a Thom Yorke, Nigel Goldrich y Placebo, entre otros. Aunque también existen los músicos simpatizantes de Spotify: Lars Ulrich de Metallica, por ejemplo, y Dave Stewart de Eurythmics, que recientemente declaró que “Thom Yorke debería amar Spotify”.

Byrne ha acusado a las empresas de streaming de no otorgar suficientes beneficios a los artistas, en un artículo en The Guardian contra Spotify y similares. Insiste en que aplastan a los grupos nuevos y que tan sólo están dando a los artistas una “miseria” por los cortes, las canciones, que venden, no siendo suficientes para que estos sobrevivan.

“Yo posiblemente podría sobrevivir, pero artistas emergentes muy prometedores no tienen esa ventaja. Algunos no han llegado a un punto en que puedan ganarse la vida con las actuaciones en directo y licencias, así que ¿qué es lo que piensan ellos de estos servicios?
Lo que está en juego no es tanto la supervivencia de artistas como yo, pero la de los artistas nuevos y los que tienen sólo unos pocos discos en su haber… Sin nuevos artistas por venir, nuestro futuro como cultura musical va a ser sombrío.”

Pasen y vean: el combate ha comenzado. ¿En que grupo se irán situando otros artistas en el futuro? ¿Puede ser Spotify a largo plazo una solución para la maltrecha situación de la música? ¿O es simplemente el principio del fin?