Si le preguntas a Coco, su manager, su madre, su  esposa, su scretaria asegura que Iso no ha firmado nada con nadie y que están en negociaciones con dos compañías para la nueva  distribución de su catálogo. Coco confirma además la pasión que existe por lograr el catálogo de David Bowie.

¿Que quiere decir eso?. De momento, que “Toy”, el aábum perdido para Virgin, no saldrá nunca para la EMI. El contrato con la EMI, que tras perder el catálogo de Queen, tampoco le interesa ya el de David Bowie. Ese contrato expira  a hora en noviembre.  A partir de enero, David Bowie vuelve ser libre como un pájaro.

Sin embargo, Bowie , que es tan roñoso como amigo Mick Jagger, quiere dejar zanjado el contrato de todo su catálogo antes de estas navidades.

Universal es más poderosa. No le ofrece tanto dinero, pero parece que juega ya al monopoly discográfico para quedarse con todo. Las últimas adquisiciones de catálogo, no se olvide, han sido las de Frank Sinatra, Rolling Stones y Queen.

Lo lógico es que Bowie recale en Universal, pero…

Sony, con la entrada de Doug Morris, el presidente de Universal hasta hace unos meses, quiere ser la número uno en el mundo, como en los viejos tiempos de la CBS. Parece que Bowie puede recibir una tajada de unos 150 millones de dólares por el catálogo para los próximos cinco años.

Eso convertiría a David Bowie como uno de los más ricos del firmamento de la música. Fue muy hábil comprando todo su catálogo a RCA y de lanzar cada uno de sus álbumes con acuerdos puntuales para cada compañía. Precisamente, el último contrato de distribución fue con Sony.

David Bowie, que no es precisamente un optimista, dice que puede ser el último contrato de su vida. Y yo digo que no, que tiene más vidas que un gato.