DAVID BOWIE, EL RESUCITADO, UN ARTICULO DE JULIAN RUIZ

David-Bowie-Photo-by-Jimmy-King

Este es el artículo que JULIAN RUIZ escribió hace unos días en el diario EL MUNDO.

Me he emocionado profundamente con las primeras frases de ‘Where are we now?‘, la resurrección del “duque blanco”. Canta Bowie:

”Tomo un tren desde la plaza Postdam, algo que no sabías, pero que hacía, sólo paseando por la muerte”

Se lo cuenta a Iggy Pop, a Tony Visconti, a nosotros. Bowie grababa en los setenta, en el estudio Hansa, relativamente cerca de la Plaza Postdam, aunque esta se encontraba en zona oriental. Desde el estudio, por la parte occidental, se podía caminar por todo el muro de Berlín , hasta llegar al Charlie Point. Bowie  “caminaba con la muerte”

Es una canción  himno, nostálgico. Para volver, Bowie tenía que viajar  Berlín y refugiarse en la más absoluta depresión al constatar que ya no queda nada de aquel Berlín . Imagino que se quedó perplejo al contemplar una Plaza de Postdam , totalmente aniquilada por el capitalismo. Horrible, hortera, a la americana. Abatido por contemplar en lo que se ha convertido una de sus calles favoritas de Charlotteburg. Abatirse con el actual Hotel Ellington , como oficinas de una compañía de seguros.

Entonces, ¿nos dice con su  voz profunda, cálida, pero vieja de un hombre que cumplió ayer 66 años :¿”Donde estamos?. ¿De que sirvió el  sacrificio de todos aquellos muertos en el Muro por alcanzar la libertad? . ¿Para qué esos veinte mil muertos del puente de Böse, el mismo que le sirvió a Merkel como palanca política, la separación entre el este y el Oeste?. ¿Hacia donde vamos?.

La brutal confesión de que es “un hombre perdido en el tiempo” le confiere a David Bowie una fragilidad que jamás antes habíamos experimentado. A Bowie no le gusta lo que ve,  lo que se desliza en esta sociedad . Su nuevo album se llama “The Next Day” . Utiliza la portada de su emblemático “Heroes” , pero con la palabra tachada. No hay más  “héroes” para Bowie . Ya no puede cantar a esa pareja besándose en el muro, como un par de héroes.

Quería preguntarnos donde coño estamos. Por eso eso ha vuelto, diez años más tarde, con un  “bypass” en su corazón y renunciando a ser el Howard Hughes del pop.

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
6 Comentarios
  1. Joseph dice

    Esplendido articulo Julián, la vuelta de Bowie es de por si la mejor noticia de este año.

  2. sense dice

    Lo he escuchado y me ha parecido un gran tema. En mi humilde opinión el tema tiene un esqueleto muy fuerte (letra y música) no hace falta mucha instrumentación por lo que el trabajo de Visconti también me parece impecable.

  3. Marcos Truchado dice

    Terrible artículo, enhorabuena, me ha encantado.

  4. jesus dice

    Hola Julián. Me ha gustado la nueva canción de Bowie a pesar de que es triste, lánguida, un poco terminal. Quizá sea una imbecilidad absoluta, pero me ha recordado un poco a aquel «Free As a Bird» de los casi Beatles. Tiene el aire de lo que se fue para no volver nunca más. Nostalgia apenas disimulada. Un abrazo.

  5. milio dice

    hacernos esperar 10 años..no puede ser para entregarnos un mal album
    la cancion va creciendo con las escuchas, no es un tema espectacular de primeras, pero se te va metienedo poco a poco y te atrapa al final con su minimalismo
    genial bowie, como siempre.. a alguien se le habia ocurrido antes repetir la portada de un disco anterior y simplemente tacharla bloquearla? es una idea sencilla pero absolutamente original

    en teoria ha reaparecido pero solo musicalmente porque de momento no le hemos visto decir aqui estoy, y dde la gira ya veremos, la voz si parece tocada, no se si porque el tema lo requeria asi..

  6. Isaac dice

    Me resulta desolador escuchar cantar a un Bowie resignado y derrotado, en «Where Are We Now?». Porque para mí David Jones siempre ha sido sinónimo de ambición insobornable por reinventarse a sí mismo, adentrándose en territorio desconocido. Adentrándose en la senda de lo incierto y el riesgo, para extraer de ahí su mejor versión. A falta de escuchar el disco entero, parece que pesan, y mucho, los años: en la voz, en la ambición y en la actitud vital de un alma cansada de explorar. Es como si Bowie hubiera dejado de mirar el mar para mirar hacia el puerto. Y, a pesar de todo, mantiene casi intacta esa magia hipnótica que te conmueve hasta lo más profundo. Por algo es un genio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.