Se estancó en la taquilla, pero la extraña y sensual película de horror con  de protagonista , , sigue viva como una pieza clásica de arte gótico.
En 1995 , se le pregunto a David Bowie, que ya tenía  48 años, si se sentía con  que había  adquirido sabiduría personal  suficiente . Acaba de lanzar el álbum “Outside” y en el comunicado de prensa, lo describe como “haber llegado a la mitad de su vida”.Es decir que aún le quedaban otros 48 años más.  Se rió y dijo:

“Pensando que tenía  la edad de 130 años cuando tenía en realidad  38 años, o algo así, en The Hunger . Es algo natural que se diga esto de mí ahora “

 

En realidad tenía 36 años cuando protagonizó  The Hunger , la película de Tony Scott de 1983 descrita por Roger Ebert como “una película de vampiros terriblemente mala”. Si bien muchos estuvieron de acuerdo en que se trataba de un estilo y un escenografía brillante y no tenían historia, la película aún adquirió un estatus de culto, en parte debido a su elenco principal con  David Bowie, Catherine Deneuve y Susan Sarandon, con la que tuvo una relación fogosa durante los siguientes meses.  También se introducía a un joven Willem Dafoe.

Algunos elogiaron los  temas bisexuales y lésbicos, mientras que otros simplemente lo encontraron eróticamente cargada y atractiva. Stevie Nicks recientemente  citó  al film como uno de sus momentos favoritos de la carrera de Bowie, y lo declaró “espeluznante, extraño e increíblemente hermoso”.

Hay  una escena electrizante en los créditos del film. Deneuve y Bowie  están filmados en el club Heaven in Charing Cross, en una velada de sexo sofisticado y sangriento derramamiento de sangre. El grupo Bauhaus  interpreta ‘ Bela Lugosi is dead”  . Es uno de los momentos decisivos de la mitología de Bauhaus y si toda la película hubiera seguido siendo una mezcla tan perfecta de alta costura musical y representativa  ahora sería un clásico de la música. Por supuesto, cuando vieron la forma en que se editó la escena, los otros miembros de Bauhaus  se sintieron un poco excluidos.

 

.

Tony Scott, el hermano menor de Sir Ridley, murió en 2012. La brutalidad de los críticos hacia  su debut con “The Hunger”  dificultó mucho su carrera en Hollywood a corto plazo, pero en el  el año 1986 se recuperó con el gran éxito de  “Top Gun” .

Más tarde pensó que The Hunger era “una ópera surrealista” y que si tuviera la oportunidad de volver a hacerla la haría “menos cohibido” y “más descarnado y real , ya que era  un film demasiado artístico, demasiado moderno, demasiado raro “.

Como influencias, citó a Nicolas Roeg, especialmente a Performance y The Man Who Fell To Earth , pero las técnicas narrativas complejas y entrecortadas de Roeg no son fáciles de lograr para otros.

 

Scott también citó de Polanski Repulsión y la fotografía de Helmut Newton. El estudio insistió en el final confuso, en teoría para dejar abierta la posibilidad de una secuela .

Y se quejaba:

Dios, los críticos me criticaron demasiado, especialmente a los británicos.Después de leer todas las críticas, estaba tan angustiado y angustiado que nunca leí otra crítica “.

 

Numerosos hombres y, de hecho, mujeres se sintieron molestas por la escena de amor lésbico  de la película entre los iconos de pantalla  Catherine Deneuve y Susan Sarandon. Sarandon lo discutió recientemente, abriendo sus pensamientos con la memorable frase:

“Tuvimos que descubrir quién estaba lanzada y quién estaba  atrapada en ese momento sexual. Tampoco quería que mi personaje estuviera borracho, ya que quería una escena equilibrada “.

Sin embargo, el estado de ánimo de la seducción glamorosa fue “asesinada” de una manera bastante espectacular cuando el set fue interrumpido por un hombre empuñando una pistola.

Y aseguró Susan:

“Fue bastante inestable descubrir cómo terminaba la película. Acabamos en Brooklyn haciendo tomas . Y a la manera de Nueva York, Catherine y yo estábamos en el suelo de ese garaje ,  besándonos en esa escena lésbica  cuando el propietario del garaje  decidió que quería más dinero por el alquiler  y se metió en el set, con una pistola. Estábamos en el suelo y, de repente, , las puertas  se abrieron. No entendía lo que estaba pasando. El nervioso muchacho nos decía  a todos que saliéramos, tirando  las cámaras. Fue entonces cuando se desató el infierno. Tony Scott inmediatamente se metió en una pelea a  puñetazos. Todos salimos de alguna manera. Jamás  he tenido ese tipo de interrupción en ninguna otra película que haya hecho en mi vida “.

The Hunger sigue siendo un misterio,quizá más que “The Man who fell the earth”.