Todas las informaciones sobre la muerte de ayer hablaban de que había muerto tras “una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer”. Hoy se acaba de confirmar que Bowie falleció a causa de un cáncer de higado, tras un periodo en que su salud empeoró notablemente.

Bowie estuvo trabajando el pasado mes de diciembre en el nuevo espectáculo “Lazarus” con el director Ivo van Hove, que conocía el estado del músico desde hacía “aproximadamente un año”.

“Empezamos a colaborar en nuestro show “Lazarus”, y en cierto momento me llevó a un lado para decirme que no iba a poder estar siempre disponible debido a su enfermedad. Él me dijo que tenía cáncer, un cáncer de hígado”.


“El elenco de la obra no lo sabía, y sospecho que los músicos con los que grabó ‘Blackstar' no lo sabían. Él hizo todo lo posible por acabar esos dos proyectos a tiempo, no dejar que su enfermedad le venciese”.

“Fue Bowie siguió escribiendo en su lecho de muerte, se podría decir. Él luchó como un león y como un león siguió trabajando a pesar de todo. Yo tenía un respeto increíble por eso”.

Wendy Leigh, autora de una biografía sobre Bowie en 2014, también ha manifestado a la BBC que David sufrió una serie de ataques al corazón antes de su muerte. Hasta 6 ataques al corazón.

“Él no mantenía una batalla contra el cáncer… Tuvo seis ataques al corazón en los últimos años. Sé esto por alguien muy cercano a él”.