Lou Reed, Mick Jagger y David Bowie, en los tiempos de Transformer

La puja de casi todas las grandes editoriales de libros por hacerse con la autobiografía de Pete Townshed el líder de los Who, ha sido apoteósica. Al final, Harper and Collins se ha hecho con los derechos.

Tras el enorme éxito de Life Keith Richards, las grandes firmas se han dado cuenta de que es un gran negocio vender las historias de las vidas de las grandes estrellas.

Hasta Chronicles de Bob Dylan fue un enorme éxito, aunque no era una autobiografía precisamente, pero casi.

Incluso han puesto nombres y objetivos a lo que ellas llaman “Los cinco grandes”. Es decir, Bruce Springsteen, Elton John, Paul Mc Cartney, Robert Plant y, el que más interesa de todos: David Bowie.

Un ejecutivo de Touchstone ha llegado a decir que la autobiografía de Bowie es la gran “ballena blanca” del negocio.

Quien más se ha aproximado hasta ahora ha sido Penguin. Pero lo que ha logrado la editoria es que Bowie haga un libro sobre sus trajes y vestimentas a los largo de su carrera. Se sabe que le han hecho una oferta gigante al agente literario de B0wie, el escritor Andrew Wyley, pero no han recibido respuesta alguna.

David Bowie, con 63 años, sigue viviendo como un recluso en su apartamento de Tribeca. Pudoroso con su vida personal, nunca ha aireado su vida con su mujer Angie, con Andy Warhol, con Lou Reed, con Mick Jagger, sus años de heroina en Los Angeles, en Nueva York. Su recuperación en  Suiza, los supuestos amores con Oona Chaplin, hasta su vida con su mujer y modelo Imán.

Desde luego es una historia única. Pero me temo que nos quedaremos siempre sin saber la verdad de la vida de Bowie.