A los pocos días de morir, el álbum “Blackstar” de David Bowie lograba el número uno de ventas  en casi todo el mundo . El disco incluía este formidable tema, quizá uno de los grandes en sus últimos tiempos.