Después de años con David Bowie como guitarrista, Adrian Belew consigue que el “jefe” cante su Pretty Pink Rose, una canción de Belew, con Bowie sublime.