El propio ex jugador del Manchester United y ex capitán de la selección inglesa de fútbol, ha sido quién ha revelado que su intervención ha sido decisiva para limar asperezas sobre todo entre Ian Brown y John Squire, y conseguir que la reunión de sea una realidad.

Según ha informado The Sun, David Beckham es un gran fan del grupo desde que era un chaval y jugaba en el Manchester a primeros de los 90. En esos años Stone Roses eran un grupo muy grande, recuperadores de las guitarras para un pop británico ochentero con más tendencia a la electrónica y el soul blando. No fueron ellos solos: Jesus & Mary Chain, Spacemen 3 y en un nivel más suave Housemartins y Smiths – en la segunda mitad de la década- con Stone Roses y otros grupos de Manchester, devolvieron las guitarras arrebatadas al pop UK.

Además tanto Mani como Ian han sido siempre “reds”, seguidores del Manchester United, a muerte. Así que todos se admiraban mutuamente.

Parece ser que Beckham supo que el hielo a deshacer principalmente era entre el cantante Ian Brown y el guitarrista John Squire y decidió “mojarse” para intentar la reconciliacion. Pero primero persuadió al bajista Mani, le dijo claramente que tenía la determinación de reunir a la banda y que no repararía en medios, llamadas telefónicas o súplicas de ser estas necesarias.

Un mes después, Beckham se encontró con Ian Brown en Old Trafford y le dijo que pensaba hacer cualquier cosa por ver a los Stone Roses juntos de nuevo. Lógicamente David fue uno de los primeros en conocer las evoluciones del grupo cuando los cuatro componentes del grupo dieron su visto bueno a la reunión y comenzaron a ensayar.

Una bonita historia de amistad, ante todo, fútbol y amor por la música.